Adbox

Alexander Luzardo: Política ambientalista de Maduro es bolsonárica


especial Enrique Meléndez .- El profesor Alexander Luzardo calificó de cínica la posición de Nicolás Maduro al criticar al presidente de Brasil Jair Bolsonaro por los incendios ocurridos en la Amazonia.

“Toda la política económica del gobierno es extractivista; depredadora y, en consecuencia, el Sur del Orinoco y la Amazonía vienen a ser las áreas más afectadas: las víctimas del Arco Minero”, asienta el también ex senador, doctor en derecho político y ambiental, y autor de las normas ambientales de la Constitución.
¿Cómo ha visto usted la postura de Nicolás Maduro frente al caso de la quema de la Amazonia?
-La posición del gobierno de Venezuela es de un cinismo absoluto. Porque, precisamente si alguna conducta antiambiental es conocida en el mundo entero es la de Venezuela; cuya mayor expresión es el mal llamado Arco Minero; que tiene una extensión de doce millones de hectáreas para la actividad minera y que produce contaminación de ríos tan importantes como el Orinoco, el Caroní y el Caura.
-Pero, estamos ante la creación de una política antiecológica nacional. En el Parque Nacional Yapacana del estado Amazonas se viene practicando la minería, tal como lo han denunciado organizaciones internacionales, a través de imágenes satelitales, y cuyos videos le han dado la vuelta al mundo.
-También en el Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar, que es un patrimonio mundial decretado por la Unesco viene siendo impactado por la minería. Hay actividades mineras propiciadas por el propio Ejecutivo Nacional. Existen proyectos. Existen proyectos megamineros; no solamente en el mal llamado Arco Minero, en zonas protegidas como la reserva forestal de Imataca en el estado Bolívar y parte del Delta; en la Cuencia estratégica del Caroní, como se ha señalado de manera clara.
-Esto se ha venido denunciando a lo largo de estos últimos tres años; habiéndose formado en la Asamblea Nacional la comisión mixta para evaluar los daños ambientales, donde están representado el Parlamento Amazónico, la Comisión de Ambiente, la Comisión de Pueblos Indígenas, la Comisión Ordinaria de Legislación. Además, también en la plenaria se aprobó la Ley Orgánica de la Megareserva y la Biodivesidad del Sur del Orinoco y de la Amazonía que deroga el Decreto del Arco Minero.
-Por lo demás, toda la política económica del gobierno es extractivista; depredadora y, en consecuencia, el Sur del Orinoco y la Amazonía vienen a ser las áreas más afectadas: las víctimas del Arco Minero. Incluso, las nuevas medidas económicas que se han tomado insisten en el rentismo minero; que es altamente depredador.
-Pero, además, hay que dejar suficientemente claro que no es que no existe responsabilidad de los demás países. En realidad, casi todos los gobiernos, incluyendo el propio Brasil, permanentemente han atentado contra la Amazonía; sin dejar por fuera el de Lula, el de Wilma y el del propio Bolsonaro, y sus políticas son aplicadas por Maduro en Venezuela.
-Podemos decir que el proyecto de Maduro es bolsonárico; siendo de naturaleza extractivista, e impacta sobre la Amazonía en el sentido amplio, el Conjunto Panamazónico, y el que será parte de la temática en el Sínodo de Obispos de toda la Amazonía que ha convocado el Papa para la defensa de este pulmón de la humanidad.
-Por supuesto, Venezuela tiene una porción muy pequeña de la Amazonía; pues Brasil cuenta con el 60 de la zona, pero lo que suceda allí impacta a todo el planeta; allí también tiene otra porción Bolivia, Perú, Ecuador, Surinam, Guyana y Colombia; es decir, forman parte del Conjunto Panamazónico. Hay que ver siempre la Amazonía como un conjunto; como una gran cuenca que es fundamental para la estabilidad ecológica del planeta.
En ese sentido, ¿se puede decir que este gobierno marcha en sentido contrario a la hora actual cuando el mundo se vuelve más ecológico?
-En Venezuela se impuso la protección de la Amazonía hasta el año 1998. Los gobiernos socialdemócratas, con todos sus defectos, fueron de más avanzada en los asuntos ecológicos; que el llamado Socialismos del siglo XXI; que, por el contrario, resultó un gran depredador. Después del 98 no se crearon más áreas protegidas.
-Recientemente, ante las presiones, se convirtió la reserva forestal del Caura en parque nacional por el gobierno actual; pero la realidad es que las políticas antiambientales de Maduro se han caracterizado; primero, por desmembrar el órgano de la política ambiental.Venezuela fue el primer país que creó un ministerio del Ambiente en América Latina durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez.
-El desmembramiento se traduce en una política de creación de un mamotreto llamado Ministerio de Minería Económica; luego un ministerio de Aguas; luego un ministerio de Ecosocialismo. Lo mismo que se critica en Brasil se ha hecho aquí. Pero con una concepción depredadora. La política ambiental en Venezuela está más concentrada desde el punto de vista de la depredación; pues ha provocado el desplazamiento de nuestros pueblos indígenas hacia Brasil.
-Venezuela debería tener una política de amistad con un país tan importante como Brasil. Lo que debe quedar claro; tanto para sectores fundamentales como los de la oposición es que la defensa de la Amazonía es una causa universal, y no puede estar sometida a coyunturas políticas.
-Los gobiernos de Chávez y de Maduro entre 1999 y 2019 han venido desarrollando políticas de desmontaje; de intervención de parques nacionales, reservas de biósfera, reservas forestales y otras áreas protegidas; además del hábitat y territorios indígenas, y en donde están no sólo el Arco Minero, sino también el Plan de la Patria, que es extractivista; cuya línea fundamental es la proyección de la minería, incluyendo el carbón en la Sierra de Perijá.
¿Qué fue lo que realmente sucedió en Brasil? ¿Fueron inducidas esas quemas por razones económicas?
-Tradicionalmente el Estado brasileño ha tenido una política expansiva; que ha impactado sobre la Amazonía; sobre los bosques amazónicos. Precisamente, las grandes cumbres de las Naciones Unidas, que se han hecho hasta en Brasil en el año 1992, y donde se aprobó el Convenio de Conservación de la Diversidad Biológica, terminaron por imponerle a este país una política ambiental para la defensa de la Amazonía.
-De manera que sí hay una responsabilidad de parte del gobierno de Jair Bolsonario, que ha reiterado la política expansiva en función de la explotación agrícola de las zonas; desmontando la clasificación de las áreas protegidas. No obstante, el mundo está vigilante sobre lo que sucede en Brasil; porque eso tiene un impacto sobre el cambio climático. De allí el que hay más de uno quien asume la defensa de la Amazonía dentro del Grupo de lo Siete; no solamente Enmanuel Macrón, sino casi toda Europa; pues la causa de la Amazonía tiene que ver con la protección de todo el planeta.

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario