Adbox

Netflix da marcha atrás y ya no bloqueará las cuentas compartidas


Hace unos días Netflix matizó su plan de empezar con el recorte en el uso de cuentas compartidas y, tras muchas riña, todo giró en torno a la ubicación de la que, según entienden en el servicio, es la casa por la que se ha contratado. . Un plan lleno de fisuras que, al menos de momento, Netflix ha dicho.

Como nos hicimos eco, la idea de Netflix para determinar si una cuenta se comparte o no usaría un método que combina las direcciones IP, la identificación del dispositivo y la actividad de la cuenta de los dispositivos utilizados. Nada fuera de lo común, en principio, salvo el intento de implementar algunos bloqueos y códigos temporales de lo más confusos y, teniendo en cuenta la naturaleza de un servicio como el que ofrece Netflix, contraproducente.

A grandes rasgos, Netflix entendería que solo una es la dirección principal desde la que se ha contratado la cuenta y todo lo que salía de allí -aspecto determinado por la IP de conexión- quedaba fuera, sujeto a una reidentificación cada mes a través de códigos específicos. para cada usuario y dispositivo, permitiendo su uso en los mismos por no más de una semana.

Digamos que te suscribes a Netflix y el servicio entiende que la casa donde pasas la mayor parte de tu tiempo es la ubicación principal. Pero resulta que si vives en esa casa entre semana y el fin de semana vas a otra dirección, eso ya no cuenta y tendrías que: primero, conectarte al menos una vez al mes en la dirección principal con el dispositivo de que usas Netflix en la dirección secundaria o, si esto no es posible, por ejemplo si estamos hablando de un televisor, usas el código anterior.

Un disparate que ha generado críticas a lo largo de Internet y que ha hecho retroceder al gigante del VOD. Al menos por ahora, cabe señalar, y es que la compañía sigue decidida a castigar a quienes comparten su cuenta para obligarles a pasar por caja. Tanto esta amenaza de bloqueo como la opción antes barajada que permitiría habilitar a quienes comparten cuenta, creándose una de forma independiente y pagando un extra, no se ha aplicado, salvo en tres países: Chile, Costa Rica y Perú.

Lo cierto es que no es difícil discernir de lejos la trampa de Netflix, ya que si el primer paso es obligar a los usuarios a crear su propia cuenta y pagar una cantidad adicional, la subida paulatina de precio está más que garantizada a corto y medio. término. No están engañando a nadie, adelante. Cabe recordar que Netflix es, con diferencia, el servicio de vídeo bajo demanda más caro y limitado del mercado.

De momento, lo que se mantiene es la intención de implantar los códigos de verificación de forma más intensa incluso de lo que se había previsto, aunque está por ver en qué medida tensan la cuerda y trasladan el malestar a sus clientes. Si nos atenemos a lo que se dice por ahí, no es una jugada que le vaya a salir bien a Netflix, pero sin duda la compañía será la primera en tenerlo en cuenta y valorar el coste.

Esta misma semana, la consultora Barlovento publicaba un estudio sobre el impacto que tendrían medidas como las anunciadas por Netflix entre los usuarios españoles del servicio, un total de 9,6 millones de los que el 61,3% lo utilizan habitualmente desde diferentes localizaciones y, de los cuales , el 58,7% se daría de baja inmediatamente si se aplicaran las políticas de bloqueo y limitación.

Cactus24 

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario