Adbox

Bloomberg: El milagro económico de Perú, destruido por un caos político incesante


 

Hace hoy un año, Perú rechazó el mayor desafío a su democracia en años. Los meses posteriores solo han demostrado que el país sigue profundamente roto.


El intento de golpe de Estado del entonces Presidente Pedro Castillo se produjo en un momento en que la nación sudamericana ya era vulnerable a años de caos político que habían empezado a eclipsar su potencial como potencia minera y agrícola. Ahora, bajo la presidencia de Dina Boluarte, está sumida en la recesión más dura de las últimas dos décadas, sin contar la pandemia. Todos sus poderes públicos están en crisis y los expertos hacen sonar las alarmas no solo sobre su economía, sino también sobre la salud de sus instituciones democráticas.



El país busca fórmulas para hacer más estable su gobierno, que ha tenido siete presidentes en ocho años. Pero no ha encontrado una solución, y los inversores lo saben. La confianza de las empresas está cerca de mínimos históricos y reactivar una economía que antes crecía con rapidez será todo un reto. Para un país que promedió un crecimiento del 4,8% durante casi 20 años seguidos este siglo, ahora se espera que su economía se contraiga un 0,6% en 2023.

En 2009, Fujimori fue condenado por violaciones de los derechos humanos y fue indultado en 2017 por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, pero en 2018 volvió a prisión.

“Los costos ocultos de la inestabilidad política a veces se subestiman, pero en la práctica son muy importantes”, dijo Alex Contreras, ministro de Finanzas de Perú, a Bloomberg en una entrevista la semana pasada. “Creo que lo que necesitamos es restablecer el equilibrio entre los distintos poderes del Estado”, añadió, refiriéndose al singular sistema político peruano, en el que el Congreso puede destituir fácilmente al presidente.

Todo ello sirve de advertencia en un mundo en el que la política se ha vuelto cada vez más polarizante. La experiencia peruana demuestra que la volatilidad política tiene un coste real, también para los más vulnerables. Los niveles de pobreza en Perú se sitúan en el 27,5% de la población, tan altos como en 2011, deshaciendo más de una década de crecimiento que se suponía iba a sacar a la gente de la pobreza. Es más, el Gobierno reconoce que volverá a aumentar este año. El desempleo también está aumentando debido a la recesión.

Boluarte y el Congreso se enfrentan a índices de aprobación de un solo dígito. Los fiscales alegan que su propio fiscal general conspiró con los legisladores para cambiar votos por impunidad. Los principales jueces de Perú desafían los compromisos del país con las organizaciones internacionales. Decenas de personas murieron en protestas antigubernamentales durante el gobierno de Boluarte, pero nadie ha sido acusado por sus muertes.

“Nuestra democracia es ahora como un cadáver andante, pero no tiene sangre ni pulso”, dijo Denisse Rodríguez-Olivari, politóloga peruana del Instituto Universitario Europeo de Italia. “Parece que vivimos en democracia, parece que todo va bien, pero no va bien”.

La economía del país solo ha podido sortear sus problemas políticos durante tanto tiempo gracias a la firmeza de su banco central y su ministerio de finanzas. Tiene un déficit manejable, poca deuda y ninguna necesidad inmediata de liquidez. Lo que lastra al país son, en general, sus interminables crisis políticas.

Una encuesta del banco central muestra hasta qué punto se ha arraigado ese sentimiento. En octubre, preguntó a los empresarios qué factores limitaban más el crecimiento. Las dos respuestas principales -inestabilidad política y malestar social- simplemente no existían la última vez que el banco publicó la misma encuesta en 2015.

Fuga de capitales

La clase empresarial de Perú ha abrazado a Boluarte, que fue elegida inicialmente como vicepresidente en 2021 bajo el mandato de Castillo. Según una encuesta, solo el 1% de los CEO peruanos aprobaba el liderazgo de Castillo, pero el 79% aprobaba a Boluarte.

Estos resultados se repiten en las encuestas nacionales, donde los índices de aprobación de Boluarte entre los ricos son más del doble que entre los pobres. La errática campaña de Castillo a la presidencia se centró en ayudar a los pobres. Aunque no ayudó a su causa, Boluarte se ha posicionado más cerca de la pequeña élite empresarial.

La caída en la inflación de Lima representa el dato interanual más bajo desde junio de 2021, según la entidad estadística.

Las muertes ocurridas al principio de su presidencia siguen pesando sobre su popularidad y sus perspectivas postpresidenciales. Perú es famoso por encarcelar a más ex presidentes que ningún otro país del mundo -el propio Castillo está en prisión por su fallida toma del poder- y Boluarte ha sido recientemente objeto de un recurso de inconstitucionalidad en el que se la acusa de “homicidio” por las vidas perdidas.

Castillo era popular exactamente donde Boluarte no lo es. Los casi 50 ciudadanos que murieron en las protestas de Boluarte procedían en su gran mayoría de entornos rurales y pobres que probablemente apoyaban a Castillo, lo que alienó considerablemente a ese sector de la población. La región más pobre de Perú, Puno, sufrió la mayoría de las muertes, y Boluarte no ha visitado la región ni una sola vez durante su presidencia.

Aun así, cuando Boluarte asumió el poder en 2022, parte del daño económico ya estaba en marcha.

El partido marxista-leninista de Castillo daba tanto miedo a las élites del país que provocó la mayor fuga de capitales de la historia de Perú (US$17.000 millones) en 2021. Desde entonces se han producido episodios similares de fuga de capitales en Chile y Colombia.

Y al final de la presidencia de Castillo, la inversión privada había empezado a caer y la confianza empresarial era tan baja como lo es ahora. Su gobierno era tan caótico que llegó a nombrar un nuevo ministro cada seis días. Aunque los temores a un giro radical a la izquierda y a una nueva redacción de la Constitución resultaron exagerados, ya que nunca se llevaron a la práctica, no hicieron sino agravar las preocupaciones de unos inversores ya nerviosos tras la pandemia.

La confianza en la economía nunca se recuperó. La fuga de capitales se reanudó de nuevo, con US$1.900 millones saliendo del país en el tercer trimestre de este año, según datos del banco central. Es la cantidad más alta en más de un año.

Salvar la cara

En público, los líderes empresariales han intentado mostrarse optimistas sobre la economía peruana.

El mes pasado, los mayores grupos industriales del país organizaron una conferencia centrada en promover la confianza en la economía y el compromiso de volver al crecimiento económico.

En la conferencia, el principal adjunto de Boluarte, Alberto Otarola, culpó de los problemas económicos a Castillo y prometió un rápido cambio bajo una administración favorable a las empresas.

“Tenemos tres años para gobernar juntos”, dijo a la audiencia, refiriéndose al tiempo que queda del mandato de Boluarte.

Sin duda, los empresarios consideran que Boluarte ha mejorado con respecto a Castillo.

“Soy optimista, creo que la tormenta ya ha pasado y que era una tormenta muy grande”, dijo a Bloomberg Luis Enrique Romero, presidente de Credicorp Ltd., propietaria de la empresa peruana Credicorp. Credicorp, propietario del mayor banco de Perú, ha advertido que se está preparando para un aumento de la morosidad en los préstamos debido a la debilidad de la economía y a las inminentes lluvias provocadas por El Niño. Pero una vez que esto termine, Romero dice que el país debería volver al crecimiento.

“Los nubarrones que se avecinan están relacionados con El Niño”, dijo Romero.

Contreras, el ministro de Hacienda, señaló lo que él considera algunos aspectos positivos. Por ejemplo, el Congreso ha aprobado de forma preliminar la adición de una cámara de senadores y la posibilidad de reelección de los legisladores, lo que podría limitar la volatilidad política si se confirma. Otra nota positiva es tácita, dijo, porque Boluarte no va a impulsar una nueva redacción de la Constitución, una preocupación clave bajo Castillo que nunca se puso en marcha.

Poca confianza

A pesar del optimismo público, los indicadores económicos y los comentarios privados apuntan a una perspectiva diferente.

La economía peruana se ha contraído durante cinco meses consecutivos, la inversión privada se ha desplomado durante cuatro trimestres consecutivos y el empleo ha empezado a caer. Además, los ingresos fiscales están muy por debajo de las expectativas, lo que aumenta el déficit fiscal.

La calificación crediticia de Perú con Fitch Ratings y S&P Global Ratings se mantiene dos escalones por encima de “basura”, pero su perspectiva es negativa desde hace más de un año. Con Moody’s Investor Service, está tres niveles por encima de “basura”, y su perspectiva es negativa desde hace casi un año.

“Con las agencias de calificación, sí, los indicadores de gobernanza han jugado en nuestra contra”, dijo Contreras.

La confianza empresarial, medida por el banco central, se enfrenta a su racha negativa más larga en más de una década.

Las acciones y los bonos del país van a la zaga del repunte general del mercado este año. El índice bursátil de referencia sólo ha subido un 5,4%, frente a una subida media del 15% en toda América Latina. Y la rentabilidad del 6,4% generada por sus bonos denominados en dólares es inferior a la rentabilidad media del 10,7% de la deuda pública latinoamericana, según un índice de Bloomberg.

El Ministerio de Hacienda apuesta a que la economía pueda crecer el año que viene un 3%, un objetivo prácticamente inalcanzable incluso si se beneficia de una base de comparación baja este año.

Pero hay un problema mayor a la vista: Los economistas ya no creen que Perú pueda crecer a un ritmo rápido. Un organismo de control fiscal estima su PIB potencial en un 2,6% anual, y Contreras en un 3%. Ninguna de estas cifras es suficiente para devolver a Perú su preeminencia entre las principales economías de América Latina ni para cambiar mucho su situación actual.

“Lo que intentamos es revertir este bajo crecimiento potencial”, dijo Contreras.

Fuente: Bloomberg
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario