Adbox

Zona Educativa esperó inicio de clases para supervisar daños en la escuela Lucas Guillermo Castillo


A pesar de que parte del techo se resquebrajó en diciembre por el deterioro y desplomó con el peso de un atleta que subió a buscar un balón, los daños en la infraestructura de la escuela básica Lucas Guillermo Castillo en el sector 5 de la Cruz Verde de Coro, dieron lugar a varias lecturas, asociadas a la falta de inversión y respuestas tardías.

Una, que la escuela requiere una urgente remodelación y reemplazo del techo de asbesto y otra, que debe implementarse una plan de respuesta inmediata de manera que los docentes no pasen semanas esperando respuesta y se tenga que esperar el inicio de clases para actuar.

La Zona Educativa, la Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas (FEDE) y equipamiento físico de la gobernación que tuvieron oportunidad de ponerse de acuerdo en diciembre para evaluar los daños, lo hicieron este martes, en el caso de la Zona Educativa, un día después del primer día de clases del 2024, una reacción a destiempo, aunque lo que hicieron  fue mirar y corroborar la veracidad de un informe que ya tenían en sus manos.

Analis Reyes, directora encargada del plantel, de manera discreta y cuidándose de no decir nada que la pudiera perjudicar, dijo que el asunto del techo viene desde el 15 de diciembre, pero el requerimiento de mejoramiento de la escuela es de mucho antes. Matizó diciendo que, así como Lucas Guillermo Castillo hay otras instituciones a las que, progresivamente según estimó, la Zona Educativa brindará respuesta.

En lo que respecta al aula sin techo que corresponde a alumnos de tercer grado que iniciaron el segundo momento académico, dijo que está garantizada la instrucción educativa y pedagógica en la biblioteca, único espacio con aire acondicionado, esto, mientras se logra solucionar lo del techo.

 María Quero, representante del estudiantado sí fue más directa al afirmar que la escuela está deteriorada.  El techo es una galleta, que además de este hay otros espacios ahuecados, con un techo de asbesto botando polvillo, con baños deteriorados, paredes sin frizar, sin cerca perimetral y sin vigilancia, lo que hace de la institución un espacio vulnerable.

Con una cadena en mano María dijo que, de no haber respuesta, en resguardo a la integridad de los niños y niñas no dudarán en cerrar las instalaciones hasta tanto sean adecuadas.

La directora de la institución y una comisión de la  Zona Educativa evaluaron el daño en el techo y supervisaron otras deficiencias en la institución ubicada detrás de la cancha Los Quintos, en la calle 2 de la UCV.

CACTUS24 

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario