Adbox

El documental ‘Dahomey’ de Mati Diop, ganó el Oso de Oro en Berlinale.


EFE

Un documental con toques de fantasía que denuncia las secuelas del colonialismo, ‘Dahomey’, de la francosenegalesa Mati Diop, se hizo con el Oso de Oro en la 74 edición de la Berlinale que también premió como mejor director al dominicano Nelson Carlo de los Santos por ‘Pepe’.

Ambos filmes recurren a la fantasía y también tienen en común que proponen una reflexión sobre la descolonización de África y América, un tema que ha sensibilizado al jurado presidido por la actriz y productora mexicano-keniana Lupita Nyong’o.

«Como mujer francosenegalesa he elegido no olvidar, no aceptar la amnesia», dijo Diop (París, 1982) sobre su segundo largometraje después de debutar con ‘Atlantique’, un drama sobre la inmigración que llegó a la ‘shortlist’ de los Oscar.

‘Dahomey’ documenta la restitución a Benin por parte de Francia de 26 obras de arte que permanecían en el Museo Quai Branly de París. Utiliza la fantasía al dar voz a una de esas esculturas aunque también pone el foco en el debate que se genera entre los jóvenes de ese país africano sobre el significado de esa restitución.

En cuanto a ‘Pepe’, se trata de una ficción aún más radical y experimental, que recurre al fantasma de un hipopótamo que perteneció al narcotraficante Pablo Escobar para hablar de las huellas del colonialismo.

El cineasta dominicano aseguró que su propuesta supone un llamamiento a superar «el eurocentrismo y el imperialismo americano» a través de la imaginación. «Mi personaje es un fantasma rodeado de muerte», señaló, «quise crear una oportunidad a partir de una catástrofe».

El Gran Premio del Jurado, el segundo en importancia en el palmarés, fue para ‘A traveler’s need’, del coreano Hong Sang-soo, un filme lúdico y emocional de trama minimalista protagonizado por la francesa Isabelle Huppert.

El estadounidense Sebastian Stan ganó el Oso de Plata a la mejor interpretación protagonista por su trabajo en ‘A different man’, de Aaron Schimberg, dando vida a un hombre con el rostro desfigurado que se somete a un experimento médico para empezar una nueva vida.

Y el de reparto fue para la británica Emily Watson, una de las terribles monjas del convento de ‘Small things like these’ de Tim Mielants, la cinta de apertura que puso el foco en los abusos en el seno de la Iglesia en Irlanda.

El francés Bruno Dumont se alzó con el Oso de Plata Premio del Jurado por su distópica y filosófica ‘L’empire’, una metáfora galáctica de la lucha interna de cada ser humano entre el bien y el mal.

Y el de mejor guion fue para el alemán Matthias Glasner, director y guionista de ‘Sterben’ (‘Morir’), una tragicomedia familiar en parte autobiográfica que empezó a concebir a raíz de la muerte de sus padres.

Solidaridad con Gaza

Uno de los premios más aplaudidos en el Palacio de la Berlinale fue el de mejor documental para ‘No other land’, realizado por un colectivo palestino-israelí formado por Basel Adra, Hamdan Ballal, Yuval Abraham y Rachel Szor y proyectada en la sección Panorama.

El jurado destacó que estuvieron años documentando de forma «responsable» y «precisa» la demolición de casas, de escuelas y de patios de juego en un pueblo de Cisjordania, en lo que calificó de «auténtica catástrofe para familias palestinas».

El palestino Basel Adra aseguró que es «duro» celebrar el premio cuando hay decenas de miles de personas están siendo «masacradas» en Gaza y pidió a Alemania «que respete los llamamientos de la ONU  y deje de enviar armas a Israel».

Los llamamientos al alto el fuego en Gaza estuvieron presentes en los discursos de varios premiados y miembros del jurado, algunos de ellos lucieron chapas reivindicativas y pañuelos palestinos.

La escritora ucraniana Oksana Zabuzhko, miembro del jurado, también pidió el fin de la guerra en su país que acaba de cumplir dos años.

Foto referencial

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario