Adbox

¿Se ha roto el Acuerdo de Barbados?



Como parte de una política de compromiso con Venezuela, la administración Biden apoyó la firma del “Acuerdo de Barbados” en octubre de 2023, entre el gobierno de Venezuela y la mayor coalición opositora, la Plataforma Unitaria.

Los acuerdos se han visto bajo presión después de que la Corte Suprema de Venezuela ratificará la prohibición de ocupar cargos públicos a María Corina Machado, la candidata de la oposición después de que ganó las primarias en octubre. Desde entonces, muchos de sus partidarios y figuras políticas estadounidenses han dicho que no puede haber elecciones justas sin su candidatura.

La Corte Suprema argumentó que Machado había representado a un tercer país, Panamá, mientras era miembro en ejercicio de la Asamblea Nacional; que apoyó la incautación de activos venezolanos en el exterior; y pidió sanciones y una intervención militar. Machado sostiene que nunca fue notificada formalmente de la prohibición y que tiene motivaciones políticas; por lo tanto no es legalmente válido.

En un discurso público poco después de la decisión de la Corte Suprema, la opositora afirmó: “Sin mí, no hay elecciones”. El gobierno de Estados Unidos ha vuelto a imponer sanciones a la minería de oro y amenaza con hacer lo mismo con el petróleo y el gas, a menos que el presidente Nicolás Maduro revierta la decisión.

Gerardo Blyde, principal negociador de la Plataforma Unitaria, ha dicho que el gobierno de Maduro “violó parcialmente el Acuerdo de Barbados” debido al proceso que se llevó a cabo. En su opinión, debería haber habido un juicio adecuado detrás de la decisión del Tribunal Supremo. Sin embargo, Blyde llamó a continuar en el proceso de negociación y electoral, apegándose al camino trazado por el acuerdo entre el gobierno y la oposición.

Interpretación del Acuerdo de Barbados

El Acuerdo de Barbados contenía una sección sobre garantizar una elección libre y justa, que tanto el gobierno venezolano como la Plataforma Unitaria acordaron por escrito.

El texto, compartido por el gobierno noruego, decía que “se promoverá la autorización de todos los candidatos presidenciales y partidos políticos, siempre que cumplan con los requisitos establecidos para participar en una elección presidencial, de conformidad con los procedimientos establecidos por la ley venezolana. "

Machado inicialmente se negó a impugnar su prohibición, alegando que era ilegal. Sin embargo, apeló el 15 de diciembre, probablemente después de la presión del gobierno de Estados Unidos.

En entrevista televisada, el viceministro William Castillo, firmante del Acuerdo de Barbados, dijo que en el acuerdo “no firmamos ningún nombre. Teníamos un mecanismo general y la Corte Suprema dijo que esa persona no cumplía con los requisitos, entonces ratificaron la prohibición (a Machado)”.

Chris Sabatini, investigador principal para América Latina de Chatham House, sostiene que “a pesar de la retórica de los republicanos y algunos miembros de la oposición, reinstalar a Machado nunca fue parte del acuerdo. Fue para establecer un proceso para determinar su elegibilidad. La decisión de la Corte Suprema ni siquiera alcanzó un umbral mínimo del estado de derecho, pero no violó el acuerdo (de Barbados)”.

En una declaración pública, Manuel Rosales, gobernador del Zulia, dijo que hay que apoyar e impulsar (el Acuerdo de Barbados). Zulia es un bastión de la oposición y Rosales también es el líder de uno de los cuatro partidos centrales de la Plataforma Unitaria. “Aquí definiremos la ruta electoral, el respeto entre adversarios, el regreso de las multinacionales del petróleo y el gas y la liberación de los presos políticos”.

Por el bien de Estados Unidos, la comunidad internacional y la oposición venezolana, deberían evitar crear un juego de suma cero que rompa todas las opciones posibles”, dice Sabatini. "Ni las condiciones electorales ni las sanciones tienen que ser una opción binaria".

¿Cómo podrían progresar las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela?

Estados Unidos envió a Jon Finer y Juan González a Colombia, donde renovaron las negociaciones con el gobierno venezolano en privado. También esperan que el presidente Gustavo Petro pueda ayudar a mediar.

Los funcionarios del gobierno estadounidense en general han sido matizados, diciendo que apoyan el derecho de la oposición a presentar un candidato. Está menos claro si levantar la prohibición impuesta a Machado es una condición necesaria para una elección libre y justa.

Francisco Palmieri ha dicho que Estados Unidos apoyará el levantamiento de la prohibición a María Corina Machado. Palmieri es el Jefe de Misión de la Unidad de Asuntos Venezolanos en la Embajada de Estados Unidos en Colombia. También dijo que “el Acuerdo de Barbados sigue vigente”.

Geoff Ramsey, investigador principal sobre Venezuela y Colombia en el Atlantic Council, dice que “la administración Biden ha dicho repetidamente que esta elección se trata de un proceso, no de una sola persona. En este momento, Machado no tiene ningún incentivo para hablar de un candidato sustituto, pero desde hace meses es un secreto a voces en los círculos de la oposición que se necesita un plan B”.

“Como clara ganadora de las primarias de la oposición, ella es la única que puede respaldar de manera creíble a un sustituto, por lo que su aceptación es crucial”. Ramsey espera que eso suceda “cuando ella esté lista y una vez que haya avances en los compromisos electorales más técnicos asumidos en el Acuerdo de Barbados”.

Además, Ramsey cree que “todavía hay muchas posibilidades de que podamos llegar a elecciones que todos los actores relevantes, incluido el gobierno de Maduro, la oposición y la comunidad internacional, puedan reconocer. El progreso requerirá un compromiso con las partes del Acuerdo de Barbados que están claramente definidas, incluida la presencia de observadores internacionales, una actualización del registro electoral y el establecimiento de una fecha para las elecciones a finales de 2024 que permita la plena implementación de la ley electoral venezolana. .”

Luis Vicente León, economista y presidente de la encuestadora Datanálisis, cree que Estados Unidos está pisando una delgada línea al utilizar la amenaza de sanciones. “El gobierno de Maduro reacciona mal a los ultimátums. En caso de una ruptura total de las relaciones con Estados Unidos, Maduro podría recurrir a una elección cerrada o incluso cancelar la votación. Podríamos tener unas elecciones al estilo de Nicaragua”.

“Maduro cree claramente que puede utilizar el alivio de las sanciones para movilizar recursos y obtener apoyo para el partido gobernante”, dice Ramsey. "Si se elimina esa posibilidad, creo que pierde cualquier incentivo para organizar unas elecciones que Estados Unidos reconocería".

El economista venezolano Asdrúbal Oliveros proyectó que si se renuevan las sanciones petroleras en abril, el crecimiento del PIB para 2024 se revisaría a la baja del 9,6% al 4%. Los ingresos estatales también caerían en 4.000 millones de dólares, en una economía de poco menos de 100.000 millones de dólares.

Si las sanciones persisten, podrían retrasar la recuperación económica de Venezuela, con implicaciones para el éxodo masivo de venezolanos. El país sudamericano también es importante para la seguridad energética de Estados Unidos y para que los países de la UE y el Caribe diversifiquen su suministro de gas.

La detención de venezolanos que ingresan ilegalmente a Estados Unidos cayó un 46% en octubre. Un factor clave podrían ser los acuerdos entre las administraciones de Maduro y Biden. Sin embargo, es probable que la migración persista en cifras similares si el panorama económico y político en Venezuela sigue siendo el mismo. Los acuerdos migratorios también corren riesgo si se vuelven a imponer sanciones, como ha dicho la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Ricardo Penfold, economista venezolano y estratega jefe de Seaport Global, cree que la crisis migratoria estadounidense y la invasión de Ucrania han devuelto a Venezuela a la importancia internacional. “El presidente Maduro está capitalizando su posición relativamente fortalecida, poniendo a prueba los límites de las líneas rojas de Washington D.C.”.

Penfold piensa que “podría haber facciones dentro del chavismo buscando una transición que asegure su supervivencia y reintegre a Venezuela a la economía global. ¿Está Estados Unidos jugando estratégicamente a largo plazo, siendo capaz de colaborar con ellos? Además, ¿el chavismo y la oposición mirando hacia el futuro, trabajando para establecer una institucionalidad que garantice su convivencia?”

Las negociaciones y la desescalada han funcionado entre Venezuela y Guyana sobre la disputa territorial del Esequibo, especialmente con la mediación de actores regionales como Brasil y la CARICOM. Ellos, Noruega, Qatar y Colombia pueden facilitar el diálogo entre Estados Unidos, el gobierno de Maduro y la oposición. ¿Prevalecerá la calma?

Fuente: Forbes | Elias Ferrer  

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario