Adbox

Padre de la estudiante asesinada por un venezolano en Georgia: “Ojalá hubiera sido yo”


El padre de Laken Riley, la estudiante de enfermería de Georgia que fue asesinada en febrero por el  venezolano José Antonio Ibarra, se quebró al hablar públicamente primera vez desde la muerte de la joven de la muerte de la joven de 22 años.

“Ojalá hubiera estado allí para protegerla. Ojalá hubiera sido yo”, dijo Jason Riley en una entrevista transmitida el lunes en el programa “TODAY” de NBC.

Riley fue reportada como desaparecida el 22 de febrero, después de que una amiga dijo salió a correr a los campos intramuros de la universidad esa mañana y nunca regresó. Ella era una corredora experimentada, había competido en la escuela secundaria y corrido maratones.

Su padre dijo que normalmente hacía ejercicio con amigos, pero ese día ella fue sola. Su cuerpo fue encontrado en algunos bosques del campus y la policía dijo que sufrió “heridas visibles” y murió por un traumatismo contundente.

Tras tomarse las últimas semanas para reflexionar, el padre de la joven estudiante ahora teme que su muerte esté siendo explotada como una cuña política de cara a las elecciones de noviembre.

Y es que tras darse a conocer que el sospechoso de su muerte entró ilegalmente a Estados Unidos hace dos años, se ha alimentado debate sobre las políticas de inmigración durante la administración Joe Biden.

“Preferiría que su muerte no fuera tomada de forma tan política. Como se dice: comenzó una tormenta en nuestro país y ha incitado a mucha gente”, manifestó Jason Riley.

Como resultado de la división, dijo que “hay personas en ambos lados que han arremetido contra nuestras familias”, refiriéndose a él y a la madre de Riley.

Si bien él y la madre de la joven se divorciaron cuando Riley era pequeña, el hombre mantuvo una relación cercana con su hija, que aspiraba graduarse de la facultad de enfermería de la Universidad de Augusta y trabajar en un hospital infantil.

“Fue realmente surrealista. Simplemente no quería creerlo; todavía es difícil de creer”, dijo Jason Riley sobre lo sucedido, conteniendo las lágrimas. “Me despierto todos los días pensando que puedo llamarla y no puedo”.

Muerte de Laken Riley como herramienta política

A la dificultad del duelo se suma la atención nacional sobre su muerte, que solo explotó después del discurso sobre el Estado de la Unión de Biden.

A mitad del discurso de Biden, la representante Marjorie Taylor Greene, republicana por Georgia, lo incitó a salir de la galería para que “dijera su nombre”, lo que llevó a Biden a levantar un pin que Greene le había regalado anteriormente con “Laken Riley” escrito.

Biden dijo su nombre, aunque pareció pronunciarlo mal como “Lincoln Riley”, describiéndola como “una joven inocente que fue asesinada por un ilegal”, un término que generó críticas de los defensores de la inmigración que lo reconocen como un lenguaje deshumanizante.

En reacción a lo que dijo Biden, Jason Riley se siente abrumado por lo politizadas que se han vuelto las circunstancias que rodearon la muerte de su hija.

“Creo que se está utilizando políticamente para conseguir esos votos. Me enoja. Siento que, ya sabes, simplemente están usando el nombre de mi hija para eso. Y ella era mucho mejor que eso, y debería ser criada como la persona que es. Era un ángel”, dijo el padre de la víctima.

Jason Riley dijo que apoya al expresidente Donald Trump y que, si bien prefiere que la muerte de su hija “no sea tan política”, ha abierto debates necesarios sobre la mejor manera de asegurar la frontera sur y ayudar a las mujeres, incluidas aquellas que son víctimas de la violencia y trata de personas.

“Laken ha sido un grito de guerra a favor de fronteras seguras y de las políticas de inmigración ilegal de esta administración actual, pero hay muchas mujeres de las que no escuchamos hablar”, dijo.

Trump, que se reunió con la madre de Riley, Allyson Phillips, y su padrastro antes de un mitin de campaña en Georgia este mes ha culpado a las políticas de Biden de contribuir a su muerte mientras un número récord de inmigrantes ha cruzado la frontera sur.

Jason Riley dijo que el asesinato de su hija demuestra que las personas que cruzan a Estados Unidos no están siendo examinadas adecuadamente, aunque no está seguro de si eso habría marcado una diferencia en su caso.

“Entiendo que quieran venir aquí en busca de una vida mejor, pero cuando hay pandilleros y personas que pueden cometer crímenes violentos, especialmente contra mujeres, creo que podemos detener algo de eso”, dijo sobre los migrantes.

¿Qué se sabe del sospechoso de la muerte de Laken Riley?

El sospechoso fue identificado ciudadano venezolano llamado José Antonio Ibarra, quien ingresó ilegalmente a Estados Unidos en 2022 cerca de El Paso, Texas.

Ibarra tenía antecedentes antes de la muerte de Riley. El verano pasado, la policía de Nueva York lo acusó de lastimar a un niño menor de 17 años y de violar la licencia de conducir. Fue liberado antes de que las autoridades de inmigración pudieran pedirle a la policía que lo detuviera.

En octubre, Ibarra y su hermano, que también se encontraba ilegalmente en el país, recibieron citaciones por robo en una tienda Walmart en Atenas, Georgia, dijo la policía.

El sospechoso vivía en un apartamento en Atenas, a menos de un kilómetro y medio del campus de la Universidad de Georgia, lo que está a unos cinco minutos a pie del lugar aproximado donde José supuestamente mató a Riley.

Ibarra fue nombrado sospechoso un día después de que se encontró el cuerpo de Riley, después de que las autoridades lo conectaron con un video de seguridad. La policía no ha encontrado ningún motivo específico para el ataque, que describió como un “crimen de oportunidad”.

El migrante permanece detenido en la cárcel del condado de Clarke por varios cargos, incluido asesinato por malicia, agresión agravada, agresión agravada, secuestro y ocultación de la muerte de otra persona.

Uno de los hermanos del sospechoso, Diego Ibarra, ha sido acusado de fraude de tarjeta de residencia después de supuestamente mostrarle a la policía documentos falsos cuando llegaron a su apartamento para interrogar a su hermano en relación con el asesinato de Riley.

Documentos judiciales publicados hace unos días revelaron que Diego Ibarra tiene vínculos con la violenta banda del crimen organizado Tren de Aragua, originaria de Venezuela, la cual está tratando de establecerse en Estados Unidos, donde la policía ya la vincula con el crimen organizado, reseña La Opinión.

Cactus24

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario