Adbox

¿Es viable la reducción de la jornada laboral en América Latina?



Entrevistadora: Vanessa AcostaEn los últimos años, son varios los países que pusieron a prueba o implementaron la reducción de la semana laboral para ajustarla a 4 días a la semana.

Alemania, Islandia, Suecia, Nueva Zelanda, Japón, Reino Unido, Bélgica, España, Portugal, Estados Unidos y República Dominicana, lo hicieron.

La intención de la reducción de la semana laboral es medir su impacto tanto en la productividad como en el bienestar y salud mental de los trabajadores.

Los resultados en cada caso han sido diferentes, pero en su mayoría, destacan el aumento del bienestar entre los empleados y la reducción de indicadores negativos relacionados con la salud mental.

No obstante, hay naciones en los que la reducción de la jornada laboral no resultó.

Entre las razones está el gasto que representa para los gobiernos y el exceso de trabajo en el que deriva para los empleados.

 

Orígenes de la semana laboral y el camino a la reducción

 

El economista e investigador, Aarón Olmos, explicó que en sus orígenes la jornada laboral comenzaba y terminaba con la salida y puesta del sol.

“En esa época no existían sindicatos ni cuestiones laborales. Se trabajaba literalmente hasta prácticamente caer exhausto”, detalló.

Refirió que ello tenía que ver con la ausencia de energía eléctrica.

A partir del surgimiento de fuerzas laborales y movimientos de reivindicación, comenzó la lucha de los trabajadores para mejorar sus condiciones.

“Comenzamos a ver jornadas de lunes a viernes, jornadas de trabajo de ocho horas. Con el paso del tiempo, ese rezago industrial ha ido quedando en la tercera y cuarta Revolución Industrial”, agregó.

En la actualidad y de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la duración del trabajo no debería sobrepasar las 48 horas semanales.

 

Reducción de la jornada laboral en América Latina

 

La reducción de la semana laboral a cuatro días no es un experimento ajeno en América Latina. Brasil, Chile, Colombia y Ecuador, son algunos de los países de la región que la pusieron a prueba.

Uno de los principales objetivos de esta medida es mejorar la productividad de los trabajadores. Sin embargo, Olmos recalcó que no necesariamente es una acción efectiva.

“La productividad es la relación capital-trabajo. Por más gente que tengamos, si los recursos están distribuidos de manera dispar, no somos eficientes”, afirmó.

Asimismo, subrayó que trabajar más horas, tampoco es sinónimo de mayor productividad.

 

Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario