Adbox

James Downer, un estadounidense que apuesta por los migrantes venezolanos en Colombia




 

 Entrevistadora: Vanessa Acosta. James Downer es ingeniero y economista. Nacido en Nueva York, Estados Unidos, decidió instalarse en Colombia en 2018, donde comenzó a investigar sobre el fenómeno migratorio venezolano.

“Nací en Nueva York y crecí en un estado en el norte, pegado con Canadá, que se llama Maine. Pero tuve mis primeros pasos aquí, en Latinoamérica cuando solamente tenía unos seis meses”, recordó.

Por ello, no es extraño que sienta afinidad con Latinoamérica, pero Venezuela captó de inmediato su atención. La migración masiva de sus ciudadanos a otros países le inquietó.

“De 2014 a 2018 trabajé en Nicaragua y me encantó, pero a partir de 2018, Venezuela comenzó a salir muchísimo en la prensa gringa”, agregó.

Sin embargo, a decir de Downer, entender a través de un artículo corto los motivos por los cuales millones de venezolanos han salido de su país y cuál es su realidad, no es cosa fácil.

“Me interesé muchísimo porque era muy difícil entender. Solamente por curiosidad, comencé a hablar con venezolanos y su manera de abrirse y contar sus historias, me atrapó”, sostuvo.

 

 

James Downer y su apuesta por la migración venezolana  

 

Estando en Colombia y conociendo de viva voz el testimonio de varios venezolanos. Sostuvo conversaciones informales con migrantes venezolanos en Bogotá, Medellín, Cúcuta.

Asimismo, tuvo algunas entrevistas remotas con personas de toda Venezuela para tratar de indagar mejor cómo estaban cambiando las decisiones de los migrantes en ambas naciones.

Se propuso contribuir desde sus espacios para ayudar a la integración. Fue así como fundó dos empresas que trabajan en favor de la calidad del aire en la capital colombiana: Roda y Guajira.

La primera, es una entidad financiera que se encarga de otorgar créditos en un país en el que casi el 50% de sus habitantes no está bancarizado.

“Los primeros créditos fueron tratar de ayudar a gente que estaba trabajando en el sector informal, que tenían una profesión formal en Venezuela y no pudieron seguir avanzando en Colombia”, afirmó.

Hasta ahora ha entregado 8 mil créditos con el objetivo de ayudar a venezolanos, pero también a colombianos que no tienen acceso a servicios financieros.

 

Guajira, rodando por la sostenibilidad

 

Con la oportunidad de que los migrantes y los propios ciudadanos colombianos tuvieran acceso a los créditos vino otra preocupación: mejorar la vida de los domiciliarios en Bogotá y que, en su mayoría, son venezolanos.

Los domiciliarios son lo que en Venezuela conocemos como “deliverys”, personas que hacen entregas a domicilio, una actividad que experimentó un auge con la llegada de la pandemia.

Para ello, los trabajadores utilizan ciclomotores. Según explicó Downer, se trata de una bicicleta con un motor de dos tiempos.

Sin embargo, a pesar de ser una solución para quienes buscan un trabajo, los ciclomotores se han convertido en una de las principales causas de la contaminación del aire en Bogotá.

Así surgió Guajira. El propósito de Downer es ofrecer una herramienta para el sustento e integración de migrantes venezolanos y, al mismo tiempo, contribuir con el medio ambiente.

A través de Guajira, fabrica bicicletas eléctricas que cumplen con las condiciones exigentes que requiere un domiciliario.

Cuentan con una batería con más del doble de capacidad que otras bicicletas eléctricas de nivel básico y acarrea costos operativos mucho más bajos.

Roda y Guajira son empresas que cuentan con un equipo multinacional conformado por profesionales de Estados Unidos, Colombia y Venezuela en diferentes áreas.

Hasta el momento, Guajira ha diseñado y construido más de 130 bicicletas eléctricas que han recorrido más de dos millones de kilómetros.
Compartir en Google Plus

About radiomonta3

0 comentarios:

Publicar un comentario